top of page
Citrus Fruits

¿Por qué atenderme con un nutricionista dietista?

nutricion-niveles-de-atencion.jpg

Panamá, al igual que muchos países del mundo, enfrenta el grave problema de la malnutrición [1,2]. La obesidad está ganando terreno en todos los grupos de edad. En la población adulta, el 72% presenta exceso de peso y el 36% ya tiene obesidad. Pero este problema no es solo de los adultos o de los que tienen más recursos. La obesidad y sus terribles consecuencias afectan a todos, ricos, pobres, hombres, mujeres, etc. La obesidad inicia desde muy temprano, cuando aún somos niños. Entre los menores de cinco años el 13% ya está con exceso de peso y en las escuelas, el 36% de los niños y adolescentes tienen este mal. [3]


La obesidad no es más que el resultado de patrones de alimentación poco saludables y estilos de vida sedentarios [4,5]. Se trata de patrones en donde se consume más azúcar o grasas de las que se necesitan. Por ejemplo, alto consumo de bebidas azucaradas y de alimentos dulces. Pero también de preparaciones que incluyen mucha grasa, sobre todo aceites vegetales refinados. Por lo que comer de más se traducirá en un desequilibrio energético y una mayor acumulación de grasa corporal


Pero la obesidad no es solo un resultado de lo que comemos, también implica que haya un bajo nivel de actividad física o ser sedentarios [6,7]. La Organización Mundial de la Salud recomienda al menos 30 minutos de actividad física todos los días, entre bailar, caminar, correr, nadar, manejar bicicleta, etc. Poca actividad física implicará que, aunque comamos poco, aumentemos de peso graso. Por lo que es una combinación de estos dos temas, mejor alimentación y más actividad física. 


Además de la alimentación y de la actividad física, el ambiente en el que desarrollamos nuestra vida diaria también es un causante de la obesidad [8,9]. La exposición a la publicidad de comidas y bebidas no saludables, son ejemplos de ello. La alta oferta de productos no saludables en el mercado, la falta de información sobre lo que estamos consumiendo, las dietas de moda, entre otros, también son causantes de la obesidad. 


Pero, sobre todo, la falta de asesoría sobre cómo mejorar la alimentación tanto la nuestra como la de nuestros seres queridos. Es allí en donde radica la importancia de las y los nutricionistas dietistas [10]. Un nutricionista dietista es un profesional con formación universitaria experto en alimentación y nutrición humana [10]. A nivel hospitalario, el nutricionista dietista se encarga de la gestión técnico administrativa del servicio de nutrición. Este último incluye la planificación, recepción, almacenamiento, preparación, distribución y registro de las dietas hospitalarias. El nutricionista dietista se encarga de la consulta interna y externa de pacientes. 


El nutricionista se encarga además de realizar la valoración del estado nutricional, interpretar las indicaciones médicas sobre la alimentación o régimen de alimentación en condiciones de enfermedad. El nutricionista orienta al paciente, a sus familiares o a personas interesadas en mejorar la alimentación, sobre cuál o cuáles son los ajustes necesarios para lograr una alimentación saludable y adecuada. [10]


Es importante aclarar que cada individuo presenta características y condiciones únicas. Por lo tanto, la alimentación debe ser ajustada a cada realidad. Si bien una alimentación saludable pudiera llevarse a la generalidad, las metas particulares de cada sujeto harán que su plan de alimentación sea individualizado. Además, ante realidades de enfermedad (diabetes, hipertensión, cáncer, enfermedad renal, etc.), de condición fisiológica (infancia, adolescencia, embarazo, lactancia, vejez, etc.) o si se practica deportes, el plan de alimentación deberá ser ajustado para cumplir con las metas nutricionales y con los objetivos personales o médicos que se desean alcanzar. 


Como se ha podido demostrar, la atención nutricional no puede ni debe ser brindada por personas sin formación profesional. Esto representa un riesgo y un atentado a la salud de la población. El Ministerio de Salud de Panamá estipula que para el ejercicio de la profesión de nutricionista dietista, el profesional deberá contar con un registro de idoneidad emitido por el consejo técnico de salud del MINSA. 


Sin embargo, grupos y personas inescrupulosas prometen resultados nutricionales a base de dietas de moda o de polvos mágicos sin una base científica. Las consecuencias de estas prácticas peligrosas son desastrosas, como ha sido demostrado en múltiples estudios [11-13]. La desinformación y el intrusismo en la práctica de nutrición es un peligro al que no debemos exponernos.


¡No te dejes engañar! Acude a la atención profesional de una o un nutricionista dietista idóneo, reconocido por el Ministerio de Salud de Panamá. No pongas en juego tu salud ni la de tus seres queridos. Combatir la obesidad es una prioridad, para ello debemos establecer mejores hábitos alimentarios y de estilos de vida. Aprender sobre cómo lograrlo es el trabajo de las y los nutricionistas dietistas. Déjanos ayudarte. 


En CEANA Nutrición contamos con un equipo profesional expertos en alimentación y nutrición. Contamos además con tecnología de punta para la atención profesional. Consulta ya por nuestros planes, paquetes y promociones. Escribe ya al Whatsapp 64755812 o al email: ceana.nutricionpty@gmail.com. Visita nuestra página en Instagram en donde encontrarás más información sobre nuestros productos. Estamos ubicados en la plaza OnDGo La Chorrera, frente a la autopista, local 56. No dejes perder esta oportunidad de aprender y disfrutar de los alimentos. 


Referencias

 

  1. WHO Fact Sheets: Malnutrition. Fact Sheets Malnutrition 2020. 

  2. WHO Double Burden of Malnutrition Available online: http://www.who.int/nutrition/double-burden-malnutrition/en/. 

  3. Instituto Conmemorativo Gorgas; Ministerio de Salud; Contraloría General de la República Encuesta Nacional de Salud de Panamá (ENSPA); Panamá, 2019;

  4. Sominsky, L., & Spencer, S. J. (2014). Eating behavior and stress: a pathway to obesity. Frontiers in psychology, 5, 434.

  5. Bray, G. A., & Popkin, B. M. (2014). Dietary sugar and body weight: have we reached a crisis in the epidemic of obesity and diabetes? Health be damned! Pour on the sugar. Diabetes care, 37(4), 950-956.

  6. Rey-López, J. P., Vicente-Rodríguez, G., Biosca, M., & Moreno, L. A. (2008). Sedentary behaviour and obesity development in children and adolescents. Nutrition, metabolism and cardiovascular diseases, 18(3), 242-251.

  7. Hu, F. B. (2003). Sedentary lifestyle and risk of obesity and type 2 diabetes. Lipids, 38(2), 103-108.

  8. Jia, P. (2021). Obesogenic environment and childhood obesity. Obesity Reviews, 22, e13158.

  9. Hill, J. O., & Melanson, E. L. (1999). Overview of the determinants of overweight and obesity: current evidence and research issues. Medicine and science in sports and exercise, 31(11 Suppl), S515-21.

  10. Asociación Panameña de Nutricionistas Dietistas APND. (1970). Nutricionistas Panamá. https://nutricionistaspanama.com/

  11. Elinav, E., Pinsker, G., Safadi, R., Pappo, O., Bromberg, M., Anis, E., ... & Shouval, D. (2007). Association between consumption of Herbalife® nutritional supplements and acute hepatotoxicity. Journal of Hepatology, 47(4), 514-520.

  12. Stickel, F., Droz, S., Patsenker, E., Bögli-Stuber, K., Aebi, B., & Leib, S. L. (2009). Severe hepatotoxicity following ingestion of Herbalife® nutritional supplements contaminated with Bacillus subtilis. Journal of hepatology, 50(1), 111-117.

  13. Lucena, M. I., Salmerón, J., Planas, R., de Catalunya, G., & Andrade, R. J. (2008). Liver injury induced by" natural remedies": an analysis of cases submitted to the Spanish Liver Toxicity Registry. Rev Esp Enferm Dig, 100(11), 688-695.

  • Instagram
  • Facebook
bottom of page